La Sala de Prensa
Blog

La Autosuficiencia, el cumplimiento de una profecía

Mateo es miembro de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, (IJSUD) sus padres conocieron la Iglesia cuando el tenía cinco años, al crecer sirvió una misión. Él vive en Mérida, Yucatán; desde pequeño tuvo la idea de tener un negocio propio; me platica: “siempre me ha gustado la idea de ser dueño de mi propio negocio, no me gusta trabajar para alguien más, yo quiero algo mío y que pueda satisfacer las necesidades de otros empleados, hay mucha necesidad en Yucatán sobre todo de empleos, no hay muchas industrias, entonces  quiero darle empleo a más personas entre ellos a mi familia”.

Mateo recientemente se casó en el Templo, estudia una maestría y su esposa estudia una licenciatura, Mateo se ve feliz. Sin embargo,  al poco tiempo de casarse tuvo el primer desafío en su matrimonio.  

“Eran tiempos difíciles”, dice Mateo. En su barrio abrieron un taller de autosuficiencia llamado: Cómo iniciar y hacer crecer mi negocio; “ las clases eran  por las noches  y duraban dos horas; no teníamos el coche,  así que teníamos que caminar después de acabado el curso como unas 30 cuadras”; al día siguiente Mateo y su esposa se levantaban muy temprano para ir a la Universidad,   tenían que pagar gastos en sus universidades para poder continuar con sus estudios,  además de los gastos en su casa y Mateo había iniciado el negocio de sus sueños: hacer muebles sustentables,  con esto habían surgido nuevos gastos.

En el Taller él y su esposa ponían especial atención en las tareas que les pedían. Una lección era sobre el ahorro, allí se presentó el desafío: “Recuerdo que cada semana nos pedían ahorrar, en esa etapa de nuestra vida nos pedían muchos pagos de la universidad a ambos, ya sabes recién casados trabajando y estudiando”… ¿Cómo hacer frente a gastos de la universidad, a los gastos de su hogar, a los ahorros, a los nuevos gastos del negocio, y al pago del diezmo?

“…algo que me gusto mucho en el taller de autosuficiencia fue una parte del principio de la fe… Nos decían tengan fe y ayunen…” dice Mateo. Él así lo hizo… “Entregamos una ofrenda de ayuno al Señor”, comenta.

Mateo y su esposa oraron pidiendo salir adelante con los gastos de su empresa, de su escuela, sus ahorros, el diezmo y de su hogar… Después de ese domingo vino la bendición en tres personas, tres clientes… Con los ojos llorosos dice: “Allí vimos abrirse las ventanas de los cielos y Dios sí cumple”.

Mateo es uno de los 45,910 egresados de los talleres de autosuficiencia creados por La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días. Con tan solo 18 meses en funcionamiento los talleres han sido todo un éxito en el país. Según el Élder Netzahualcóyotl Salinas gerente de los Servicios de Autosuficiencia en México, este país es el líder Mundial de esta iniciativa y él recibe más de 100 historias como la de Mateo cada mes en su oficina.

Me encuentro en la oficina del Élder Salinas, encargado del departamento de Autosuficiencia en México, “La Autosuficiencia, vista de una manera completa o integral, es la suma de la autosuficiencia espiritual y temporal. No se puede lograr la autosuficiencia temporal si no se es autosuficiente espiritualmente. Las Escrituras mencionan: Quisiera que consideraseis el bendito y feliz estado de aquellos que guardan los mandamientos de Dios[1]. Si somos obedientes, Dios nos va hacer prosperar temporal y espiritualmente, así que la autosuficiencia está basada en la obediencia a los principios del evangelio”, me comenta.

Hace apenas 18 meses La Iglesia comenzó a implementar Talleres de Autosuficiencia para sus miembros (aunque también han asistido no miembros) con tres enfoques:

“Mi búsqueda de empleo” que como su nombre lo indica esta orientado a las personas que pretenden conseguir un nuevo empleo o mejorar el que tienen.

“Educación para un mejor empleo” que está orientado a las personas que quieren comenzar o continuar sus estudios.

Y “Cómo iniciar o hacer crecer mi negocio” que tiene que ver con emprender un negocio.

               

De las 45,910 personas que han tomado los talleres de autosuficiencia en México 43,307 han comenzado su camino a la autosuficiencia. Esto quiere decir que este número de personas encontraron un trabajo ó comenzaron sus estudios ó iniciaron un negocio. Tan solo en 18 meses… Élder Salinas califica lo anterior y dice: “si podemos hablar de un milagro, este es un milagro, un milagro grande.”

¿La iniciativa de autosuficiencia se reduce a los talleres o piensan tener seguimiento?

“Tenemos un proyecto desarrollándose de coaching y mentoría en línea y reuniones de los egresados una vez por mes… Una persona que tenga problemas con los impuestos puede entrar al sitio y obtener información que le ayude;  lo mismo con otros temas como: recursos humanos, marketing, publicidad, comercio digital, etc. Esta plataforma en línea se está desarrollando con una ONG que es la Academia para la Creación de Empresas ellos se van a encargar de desarrollar la plataforma y de tener el seguimiento en los procesos de mentoría después de que la persona haya tomado el taller de cómo iniciar y hacer crecer mi negocio”.

Ahora me encuentro al norte de la Ciudad de México en la quinta edición de la convención anual de la Academia para la Creación de Empresas (ACE), más de 400 emprendedores de todo México se han reunido buscando fortalecer sus negocios con capacitaciones, ampliar su red de contactos y algunos de ellos participaran en los concursos de emprendedores que cada año realiza la ACE en México, este año repartirá más de 200,000.00 pesos en efectivo entre los ganadores. Allí me encuentro con Fabiola.

                     

Ella es miembro de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días desde el 2010, actualmente sirve en la iglesia como misionera de servicio en el Centro de Autosuficiencia de la Estaca México, Querétaro y en su barrio sirve como especialista de autosuficiencia.

Era el año 2010 cuando Fabiola conoció a los misioneros, se encontraba  en casa, y el amigo de su hija se había quedado otra vez con ellos, intermitentemente iba y venía; él tenía algunos problemas con las drogas y Fabiola y su familia le permitían quedarse en su hogar, ese día entró muy rápido a la casa como si alguien lo estuviera persiguiendo y azoto la puerta, Fabiola le preguntó ¿Por qué cierras la puerta de esa manera? Contestó: “Es que allí vienen esos hermanos”. Ese día la vida de Fabiola cambio.

Fabiola platica: “Les abrí la puerta y ellos me dijeron que eran misioneros”. Era el Élder Morales de Oaxaca y el Elder Hansen de las Vegas, pusieron una cita y regresaron, pero ahora era el Élder Hansen y el Élder Lingolbee de Utah.

“¡Apenas y nos entendíamos! no hablaban bien el español y era muy complicado entenderlos”… dice Fabiola. Primero los misioneros enseñaron las lecciones misionales a Fabiola y a su hija después los misioneros casaron legalmente a Fabiola con su esposo.

“A mi honestamente no me interesaba la iglesia. Pero cuando fuimos a la capilla, los hermanos nos hermanaron ¡tan bien!” recuerda Fabiola… Sus dos hijos y su hija la acompañaban a la iglesia; “mi hija cuando iba a la iglesia salía muy contenta de las clases y mi hijo también… A mi no me gustaba al principio pero viendo la diferencia de vida… Me di cuenta que quería algo mejor para mis hijos”.

Fabiola y su hija fueron las primeras en bautizarse, su esposo se bautizó dos meses después.

Le pregunto a Fabiola si podría hacer una evaluación del antes y después de la Iglesia y ella me dice:

“en mi familia soy la única que es miembro de La Iglesia y siempre fui muy rebelde, muy “canijilla” y mi familia siempre me pregunta ¿Por qué tus hijos son así?... ellos no creen que yo tenga unos hijos tan buenos… [y reitera] de verdad no creen que yo tenga unos hijos tan buenos porque una vez una de mis sobrinas me dijo… ella no es tu hija no puede ser tu hija y yo le pregunte ¿por qué no? Yo creo que ellos esperaban unos hijos míos borrachos, drogadictos o algo así… yo le contesté a mi sobrina pues existe el arrepentimiento y cuando quieres hacer las cosas bien pues allí está el resultado. Te das cuenta que has cometido errores una y otra vez y si hay un modo de reivindicarse es por el arrepentimiento y es para todos, todos tenemos ese derecho. Mis hijos no son unos Ángeles pero sí son buenos.”

Fabiola tiene tres hijos una hija de 21 años que sirvió una misión en la ciudad de México, un hijo de 19 que actualmente sirve una misión en Puebla y un jovencito de 12 años que acaba de recibir el Sacerdocio y es Diácono.

Tiempo después de su bautismo Fabiola conoció la Academia para la Creación de Empresas (ACE).

La ACE es una ONG creada por miembros de la IJSUD cuyo objetivo principal es ayudar a las personas a romper el círculo de la pobreza al tener negocios exitosos que les permitan proveer para sus familias, servir en la Iglesia y en sus comunidades. Esta organización cumple este objetivo capacitando a todos aquellos miembros de la Iglesia que deseen iniciar un negocio y ofrece tres cursos:

Curso intensivo de negocios y autosuficiencia (Avalado por la Universidad del Valle de Utah).
Modalidad Residencial (Se imparte en el Campus de la ACE durante 4 semanas, se provee alimentos, hospedaje, lavandería, Internet, materiales de estudio etc… a los alumnos que toman este curso).
Modalidad nocturna (Con 4 semanas de duración se imparte en el Campus de la ACE y consta de 3 clases por semana).

La ACE en un esfuerzo por llegar a más miembros de la Iglesia creo un curso regional en donde visita varias estacas de la República Mexicana y da un curso intensivo para los miembros de la IJSUD que no puedan asistir a sus instalaciones en la Ciudad de México.

                 

La ACE llegó a Querétaro y Fabiola y su esposo tomaron el curso.  Antes de conocer el curso de la ACE Fabiola trabajaba en la cocina de un restaurante, y su esposo trabajaba como panadero en una cadena de supermercados. Después de la Academia Fabiola tiene su propio negocio, es dueña de una estética y su esposo tiene su propia panadería.

“La realidad es que la Iglesia ha cambiado bastante nuestras vidas, es inmenso el cambio de nuestra vida antes de la iglesia al de ahora, tanto en lo económico como en lo personal, por ejemplo, antes éramos empleados y no teníamos mucho dinero, y además no teníamos un uso adecuado con el dinero… Cuando me preguntan yo siempre he dicho que el haberme convertido a la I;glesia ha sido la mejor decisión que he tomado en mi vida” dice Fabiola.

Fabiola no es la única egresada de la ACE que tiene esa opinión Uriel Alcauter Bustamante de Puebla expresa: “Yo vine (a la ACE) con la mentalidad de sólo tomar clase, apuntes, recibir consejos, experiencias, etc. ¡Pero la realidad fue mucho mejor! Aprendí durante mi estancia en la Academia muchos valores y principios como la igualdad, el trabajo en equipo, el orden, pero lo que más se quedó en mi corazón es (tener) ahorros, disciplina, sistemas oración y seguimiento[2]”.

Enrique Ahumada es otro ex alumno de la ACE, originario de Tlaxcala él declara: “Actualmente me dedico a la venta y mantenimiento de equipo de cómputo. Antes de la Academia trabajaba en una empresa donde me dedicaba al soporte, mantenimiento, capacitación, facturación y muchas otras cosas más. Estuve trabajando en ese lugar por 5 años y todo ese tiempo tuve el mismo sueldo desde que inicié hasta que salí de la empresa. Después de graduarme de la ACE me tomó tres meses salir de mi trabajo, porque temía al hecho de salirme de un trabajo seguro y dejar de percibir un ingreso constante, pero aun así lo hice. Cuando comencé mi negocio empecé a implementar sistemas que aprendí en la Academia, mi personal se empezó a capacitar y ahora esos mismos empleados han emprendido un negocio propio”.

La ACE comenzó hace 16 años en Filipinas, actualmente tiene presencia en Brasil, Zimbabue, Perú, Camboya y México. A este país llegó en el año de 2008, y a la fecha se han graduado 3,870 alumnos, de los cuales el 57% de estos que no tenían un negocio al tomar el curso de la ACE ahora ya lo tienen, el 71% de los egresados ahora cuentan con ahorros personales, el 73% de los egresados ya tiene su propio negocio en diferentes etapas de desarrollo y por si esto fuera poco cada alumno egresado que tiene un negocio genera dos empleos en promedio[3].

       

Robert Heyn Director a nivel mundial de la Academia y Lew Swain Presidente de la Mesa directiva de la Academia a nivel mundial hacen una pausa en la quinta convención de la ACE en México para platicar:

“La misión de la academia es ayudar a los miembros de la Iglesia para que puedan ser autosuficientes. Capacitarlo para que puedan emprender pequeños negocios y así  salir del círculo de la pobreza.”

Originario de Colombia Robert Heyn se encarga de supervisar todas las operaciones de la ACE a nivel mundial, tales como expansión a otros países, la operación de los cursos y la puesta en marcha de nuevos proyectos, él vivió en Tijuana de 2008 a 2011 cuando sirvió como Presidente de Misión para La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días.

Robert me explica cómo funciona la Academia en México y me da otro panorama de lo que el Élder Salinas me había explicado anteriormente: [Además de nuestros cursos en la sede de la ACE y los regionales] “Tenemos otro programa que se llama “Los capítulos”; esto podría definirse como una asociación de exalumnos en donde estos egresados de la ACE se reúnen cada mes y continúan con su capacitación y empiezan a ayudarse unos a otros y así desarrollar mejor sus negocios, los miembros con más experiencia ayudan a los principiantes. También funciona para que los miembros de los capítulos puedan comenzar una red de contactos, y así conocer  posibles proveedores, posibles clientes”.

Con 70 “Capítulos” formados a todo lo largo y ancho de la República Mexicana la ACE busca formar grupos de emprendedores que se ayuden mutuamente en el desarrollo de sus PYMES en ciernes.

               

“Ahora mismo con los capítulos está ocurriendo algo muy interesante y es que La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días tiene el curso de “Cómo iniciar y hacer crecer mi negocio”;  este es un curso que se está dando en todas las estacas a nivel de todo el país y  se desarrollo usando bastante del curriculum de la ACE… Actualmente estamos invitando a los que han tomado el curso de la Iglesia a que se unan también a los capítulos de la ACE, así que tenemos a graduados de la ACE con graduados de los cursos de la Iglesia en los capítulos. Y yo creo que vamos ha estar creciendo en un número muy grande en los próximos años.” Añade Robert.

Lew Swain Presidente de la Mesa directiva de la Academia explica:

“Creo que lo importante es saber que nuestro rol es apoyar al departamento de autosuficiencia de la Iglesia y punto. Estamos felices de que el departamento de autosuficiencia utilice cualquier cosa de lo que hemos aprendido.”

Ocho años han pasado desde que la ACE realizó el primer curso “piloto” para los miembros de la Iglesia en México. Hoy se reúnen más de 400 personas con distintos negocios: pastelerías, fabricantes de muebles, escuelas, distribuidores de equipo de computo, distribuidores de productos apícolas, instalación de celdas solares, pinturas, productos de decoración de hogar, panes, cup cakes, comida mexicana, y muchísimos productos y servicios más…

Actualmente muchos líderes de la Iglesia así como sus miembros han retomado un discurso dado por quien fuera el duodécimo Presidente y Profeta de la IJSUD; Spencer W. Kimball en noviembre de 1947; él dio un discurso que se lo conoce comúnmente como “La Visión Lamanita” en él se menciona:

Ahora mi sueño y mi visión para con los lamanitas en general e individualmente es precisamente esto. Al contemplar el futuro veo al pueblo lamanita de las islas y de las Américas elevarse a su gran destino. Veo grandes números de los lamanitas y nefitas en hermosos y cómodos hogares con todas las comodidades que la ciencia puede ofrecer. Veo a estos hijos de Lehí con sus hatos y rebaños en mil colinas. Y en lugar de estar trabajando para otros, los veo dueños de huertas y haciendas, ocupando a otros. En lugar de ser criados, los veo como amos, dueños de instituciones mercantiles y bancos, y garages, y estaciones gasolineras. Veo al pueblo de Lehí como constructores e ingenieros, construyendo grandes puentes y grandes edificios. Me parece verlos en el futuro como una gran potencia en las instituciones políticas, donde se hallaran en oficinas administrativas y como cabezas de gobiernos, y estados, y distritos, y ciudades. Me parece que los puedo ver en posiciones legislativas, donde, como legisladores y buenos santos de los últimos días, formularan leyes buenas para el pueblo.

Me parece ver dentistas y doctores entre vuestro pueblo, con sus propias clínicas y hospitales. Veo enfermeras entre vuestras jóvenes. Veo grandes números de abogados entre vuestros propios hijos, los cuales se han preparado y llegado a posiciones donde puedan ajustar los problemas del mundo. Los veo como dueños de industrias y fábricas, produciendo automóviles y maquinaria, y enlatando frutas y verduras, y haciendo muchas otras cosas. Veo a vuestros jóvenes preparándose para llegar a ser administradores de las escuelas y universidades del país, y ocupar muchas otras posiciones en el magisterio de esas escuelas. Veo a los jóvenes y señoritas mexicanos llegar a ser grandes conferencistas y dueños de periódicos para influir en los pensamientos del mundo.

Veo grandes artistas, escultores y músicos, quienes conmoverán al mundo. Veo científicos y estudiantes que entraran en los laboratorios y descubrirán muchas de las nuevas verdades y misterios del reino de Dios; y hombres y mujeres que escribirán libros y serán considerados como autoridades en sus temas respectivos. En la gran mañana de los lamanitas veo a la juventud en la industria cinematográfica, escribiendo y produciendo grandes dramas basados en la historia del Libro de Mormón y de los lamanitas durante los últimos mil años. Veo a vuestros hijos e hijas escribiendo libros, grandes libros, que desarrollaran la fe y el carácter en las vidas de la gente. Os veo en vuestras representaciones y ceremonias, escritas con tanta perfección y presentadas con tanta elegancia que conmoverán a grandes números de personas. Os veo enviando a casi todo hijo que nace de padres lamanitas al campo misionero, sosteniéndose él a sí mismo y con la ayuda de sus padres.

Veo a los lamanitas entrar en esta Iglesia en grandes números, y en lugar de venir en grupos pequeños de diez o cien, serán miles. Los veo organizados en barrios y estacas compuestos de gente lamanita. Los veo llenar los templos y oficiar en ellos.

Ahora mis hermanos y hermanas, toda esta visión se puede realizar. Se halla enfrente de vosotros. Pero no puede efectuarse con sólo pensar en ella. Representa trabajo, visión, y un despertar y mucho sacrificio por parte de vosotros. Las posiciones de directores vienen por mérito, y vuestros hijos deben estar preparados para asumir estas grandes responsabilidades. El Señor ha dicho que el hombre no puede salvarse en la ignorancia…

Ahora mis hermanos y hermanas, he procurado indicaros vuestra gran oportunidad y nuestro gran destino. Despertad vuestra ambición. No os conforméis con lo que tenéis. Edificad, trabajad y luchad por lo futuro. Y si vosotros y vuestros hermanos y hermanas en toda la Iglesia hacéis eso, os podemos prometer que en la gran mañana, vuestros jóvenes y señoritas mexicanos estarán en el mismo nivel que cualquiera y dondequiera, en todas las fases de la vida. Y al buscar conocimiento, obtened conocimiento del evangelio de Jesucristo a la misma vez, a fin de que os conservéis debidamente equilibrados y vuestros hijos puedan conservar su fe.

Estoy de regreso con Élder Nezahualcoyotl Salinas, le pregunto:

¿Por qué La Iglesia en México ha volcado sus esfuerzos a la autosuficiencia?

Hay profecías específicamente para el rol que este pueblo de México va a jugar en estos últimos días, y se encuentran en las escrituras. En todas ellas, en las escrituras se menciona que los lamanitas van a florecer… así que la razón por la cual el plan del área tiene como centro el volver a esta nación autosuficiente, es porque ya llegó el momento de que ocupemos nuestro lugar.

Regresemos a la Convención de la ACE.

Mateo de Mérida está entre los asistentes de la convención de la ACE  y participa en el concurso de emprendedores en la categoría “Emprendedores Principiantes” todos los participantes de la convención están a la expectativa de escuchar quienes son los ganadores en las diferentes categorías, se anuncia el tercer lugar, pero no es Mateo… Su esposa y él se ven nerviosos… ¡Segundo lugar! Pero no es Mateo… ¡Primer Lugar! ¡El primer lugar es para Mateo!

Antes de esta premiación había hablado nuevamente con Mateo… Le pregunté:

¿Cómo calificas los esfuerzos de la Iglesia en materia de autosuficiencia?

El me dijo:

“De la parte de los líderes creo que fue una visión profética.”

  
                                

[1] Mosíah Capitulo 2 Versículo 41. Y además, quisiera que consideraseis el bendito y feliz estado de aquellos que guardan los mandamientos de Dios. Porque he aquí, ellos son bendecidos en todas las cosas, tanto temporales como espirituales; y si continúan fieles hasta el fin, son recibidos en el cielo, para que así moren con Dios en un estado de interminable felicidad. ¡Oh recordad, recordad que estas cosas son verdaderas!, porque el Señor Dios lo ha declarado.

[2] Libro de Presentación de la ACE “Una visión elevada un profundo impacto” Pág. 12

[3] Datos según una encuesta realizada por la Universidad de Brigham Young, con sede en Utah, Estados Unidos de Norteamérica en 2013

Nota sobre la Guía de Estilo:Al publicar noticias o reportajes sobre La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, tenga a bien utilizar el nombre completo de la Iglesia la primera vez que la mencione. Para más información sobre el uso del nombre de la Iglesia, visite nuestraGuía de estilo.

Examinar el Blog

Acerca de

Lea el blog de la Sala de Prensa Mormona de la Iglesia de Jesuscristo de los Santos de los Últimos Días y mantenganse al tanto de los asuntos públicos relacionados con la Iglesia.