Mormones ayudan a afectados de la tormenta tropical Lidia

Mormones ayudan a afectados de la tormenta tropical Lidia

Nota de prensa

El pasado jueves 31 de agosto la tormenta tropical Lidia toco tierra, autoridades de protección civil emitieron la alerta roja dando aviso a la sociedad, el pronóstico de oleaje era de dos a tres metros de altura y según reportó el diario el País el oleaje llegó a los cuatro metros de altura; en las zonas más afectadas se llegó a lluvias de 250 milímetros; después del paso de Lidia la Coordinación Nacional de Protección Civil de la Secretaría de Gobernación declaró emergencia para diversas localidades de Baja California Sur, incluido Los Cabos. 

Viendo la gran afectación que estaba provocando la tormenta un grupo de mujeres locales miembros de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, comenzaron a organizarse para ayudar a las personas que hubieran resultado más afectadas; Karla Basauri es presidenta de la Sociedad de Socorro del Barrio Cabo San Lucas 1, ella comentó para la Sala de Prensa Mormona: “Vimos publicaciones en redes sociales en donde estaban solicitando ayuda, preocupadas comenzamos a organizarnos por WhatsApp… Y a través de los líderes locales del sacerdocio nos comenzamos a organizar mejor para juntar la ayuda”. 

Moisés Cabrera líder eclesiástico de la Iglesia en la localidad y encargado del bienestar y la autosuficiencia de su estaca, fue el responsable junto con otros líderes locales de organizar toda la ayuda y llevarla a su destino final. 

Uno de los lugares más afectados fue la colonia Caribe Bajo; debido a que colinda con los cauces de un arroyo; en esa área “hubo gente que perdió todo” recuerda Moisés y también comentó que: “según datos de protección civil, siete mil viviendas fueron afectadas por inundaciones siendo una de las zonas más afectadas la colonia Caribe Bajo”. 

 El sábado después del paso de la tormenta Lidia, miembros de la Iglesia de la Estaca Cabos San Lucas México y los misioneros de tiempo completo comenzaron a trabajar juntando alimentos, ropa y agua para los afectados. Según Moisés Cabrera se lograron repartir ochenta despensas, se ayudaron a más de setecientas personas con ropa y el domingo 3 de septiembre se organizaron para proveer de alimentos a más de setecientas personas afectadas… “al ver el nivel de necesidad los miembros de la Iglesia donaron comida de su propio almacén familiar” comenta Moisés y añade “La gente se sintió agradecida; fueron pacientes en recibir la ayuda”. 

Los domingos son días especiales para los miembros de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, pues dedican 3 horas de su día para asistir a los servicios de la Iglesia y aprenden acerca de las enseñanzas de Jesucristo. Sin embargo, el domingo 3 de septiembre fue diferente para los miembros de los Cabos; dedicaron su día para llevar alimentos a la colonia Caribe Bajo, dejaron a un lado el aprendizaje y en su lugar brindaron su tiempo a la preparación de alimentos y la repartición de los mismos; “las personas que ayudamos estaban muy agradecidas, valió la pena servir nos sentimos como una herramienta en las manos de Dios… Nos sentimos realmente agradecidos…” comentó Karla… 

Es importante señalar que también miembros de la Iglesia resultaron afectados, durante la tormenta 3 hermanos de la estaca estuvieron desaparecidos… arroyos y cauces de agua los dejaron incomunicados y se refugiaron en albergues que el gobierno había establecido. Después del paso de la tormenta regresaron con bien a sus hogares. 

Al final de todo “Escuchar el agradecimiento de las personas te hace sentir que necesitamos ser más amorosos y más caritativos y no solo tiempo en necesidad sino todos los días”… finalizó Moises.

edhg

Nota sobre la Guía de Estilo:Al publicar noticias o reportajes sobre La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, tenga a bien utilizar el nombre completo de la Iglesia la primera vez que la mencione. Para más información sobre el uso del nombre de la Iglesia, visite nuestraGuía de estilo.