Tema

Templos Mormones

Los templos no son lugares comunes de  adoración dominical para los miembros de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días.  Son muy diferentes a las capillas regulares o centros de reuniones que hay por todo el mundo y que se utilizan para los servicios dominicales. 

Cualquier persona, sin importar su religión, puede entrar a un centro de reuniones de la Iglesia y participar de los servicios.  Sin embargo, debido a la santidad de los templos como “Casas del Señor”, sólo a los miembros de la Iglesia que califican para ello se les permite entrar en los templos.  Un miembro tiene que estar observando los principios básicos de la fe y atestiguarlo ante sus líderes locales cada dos años para poder entrar en el templo.

La santidad del templo en la antiguedad puede verse tanto en el Antiguo como en el Nuevo Testamento.  En el Antiguo Testamento, Moisés hizo que los hijos de Israel llevaran el Tabernáculo (un gran templo portátil) mientras anduvieron en el desierto.  El Rey Salomón construyó y dedicó el hermoso templo que fue destruido por los babilonios en  el año 586 A.C. Este fue reconstruido y luego ampliado, pero nuevamente destruido por los romanos en el año 70 D.C.  El gran muro del lado oeste todavía puede verse hoy en Jerusalén, y aún después de un milenio, permanece como un sitio sagrado para los judíos.  El Nuevo Testamento contiene el relato de la purificación que Jesucristo hizo del templo cuando su santidad había sido violada por la gente que lo había convertido en una plaza de mercado.

Los templos de los Santos de los Últimos Días son considerados como una casa del Señor , un lugar de santidad y paz lejos de las preocupaciones del mundo.  Ellos proveen un lugar en donde los miembros de la Iglesia hacen promesas formales y compromisos a Dios.  Son también el lugar en donde tienen lugar los más altos sacramentos de su fe – el matrimonio  y el “sellamiento” de familias por la eternidad.

Los templos sirven como el único lugar en donde pueden ser efectuadas ceremonias como el bautismo y el matrimonio en favor de aquellos que han muerto – una práctica que los Santos de los Últimos Días creen que fue observada en los días del Nuevo Testamento pero que luego se perdió.

Los templos dirigen a los Santos de los Últimos Días  hacia Jesucristo y a su eventual vida con Él, su Padre Celestial y los miembros de sus familias con la condición de fidelidad a las enseñanzas de Cristo.

En una revelación moderna, José Smith recibió el mandamiento de construir un templo en Kirtland, Ohio (dedicado en 1836).  Luego se le indicó que debía construir un templo en Nauvoo, Illinois (1846).  Tan importante fueron los templos para los primeros miembros de la Iglesia que inmediatamente después de arribar al valle de Lago Salado, Brigham Young seleccionó el sitio del templo de Lago Salado.

Hay 145 templos en todo el mundo, ya sea en operación, en construcción o anunciados. (Ver la lista de templos.)

En la mayoría de los templos hay una estatua dorada que representa a un hombre en túnicas sueltas presionando una trompeta con sus labios.  Esta estatua representa al ángel Moroni, un antiguo profeta y  figura central en el Libro de Mormón.  La estatua también simboliza la predicación del evangelio de Jesucristo al mundo.

Nota sobre la Guía de Estilo:Al publicar noticias o reportajes sobre La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, tenga a bien utilizar el nombre completo de la Iglesia la primera vez que la mencione. Para más información sobre el uso del nombre de la Iglesia, visite nuestraGuía de estilo.

Descargar fotos »