Noticia

Mormones en México apuestan por una generación de emprendedores.

“La situación económica era muy critica, teníamos muchas deudas, nuestro  escenario era muy difícil, solo nos alcanzaba para lo más elemental. Realmente estábamos en una condición desesperante”. Comenta Javier.

Javier Avila es miembro de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, (IJSUD) comúnmente conocidos como mormones; tiene 16 años de casado y 4 hijos, en la iglesia dona de 40 a 45 horas mensuales de su tiempo sirviendo como Presidente de la Estaca[1] Morelia; trabajaba en un despacho propio como contador público, literalmente batallo varios años para hacer crecer su negocio pero nunca lo consiguió.

Javier, al igual que muchos mexicanos ha sufrido por la crisis económica que atraviesa el país, su futuro parecía poco prometedor, sus ingresos como contador no eran suficientes para sostener a su familia y adquirió muchas deudas, así que su esposa consiguió un trabajo y además de esto decidieron vender comida para sostener a sus hijos; aun con estos esfuerzos la situación económica no mejoraba; fue en ese entonces que conoció La Academia para la Creación de Empresas (ACE).

La ACE es una fundación creada por Stephen y Bette Gibson (miembros de la IJSUD) sin fines de lucro que enseña principios de autosuficiencia y cultura emprendedora principalmente para ex misioneros mormones, aunque también acepta miembros de la iglesia que no hayan servido una misión de tiempo completo en su modalidad nocturna. Se fundó en 1999, cuando los hermanos Stephen y Bette Gibson se mudaron a las Filipinas con la meta de ayudar a ex misioneros a ser autosuficientes enseñándoles principios básicos de negocios. Al día de hoy, aproximadamente 3,000 personas han recibido el entrenamiento en ese país y, en consecuencia, se han creado más de 12,000 empleos y se ha mejorado la situación económica de varios miembros de la iglesia en el país insular. Viendo el éxito obtenido, en 2009 la ACE abrió un nuevo plantel en Brasil.

En México solo tiene un año de vida pero ya cuenta con 597 egresados. 297 no tenían un negocio cuando ingresaron al plantel, el 68% de éstos ya han emprendido uno a su salida y se han generado 120 empleos. Los 303 egresados restantes han mejorado y han hecho crecer su negocio. La ACE tiene dos modalidades residencial y nocturno. En la primera el alumno se interna seis semanas en el campus; la segunda, asiste tres días a la semana, dos horas cada día durante cinco semanas. La academia está recibiendo en promedio cada generación de 30 a 60 personas en modalidad residencial y de 20 a 30 en nocturno.

Según Gandhi Blas (Sub-Director de la ACE) la tendencia en México es parecida a la de Filipinas… “la idea aquí sería que se van a generar tres empleos por cada alumno que esté graduando”.

¿Por qué solamente aceptan miembros de la Iglesia?

Estamos en la oficina de Jeremy Brewer, director de la Academia en México, libros y fotografías de su familia rodean su oficina, frente de él hay un mapa enorme de México que tiene varias marcas, él es un joven norteamericano de 27 años, a su corta edad ya cuenta con un doctorado en estudios hispánicos con énfasis en cultura, pobreza y emprendedores mexicanos. Se graduó con summa cum laude[2], él es el director de la ACE. Al lado de él está Gandhi Blas, un joven empresario poblano con invernaderos en Puebla.

¿Por qué están enseñando a crear negocios a las personas en México?

Gandhi toma la palabra y comenta:

“Creo que debemos partir de la base que el evangelio de Jesucristo es algo integral, eso quiere decir que el evangelio nos enseña que debemos ser prósperos en todas las esferas de la vida. En México creo que hemos aprendido a ser personas espirituales, sin embargo creemos que podemos aportar más para la vida de los Santos de los Últimos Días, al enseñarles también a ser prósperos en la parte temporal de la vida. Cuando los miembros de la iglesia tienen un equilibrio en la parte temporal y espiritual; créeme que sirven mejor en la iglesia, sus familias están mejor atendidas y encuentran mayores oportunidades”.

¿Por qué solamente aceptan miembros de la Iglesia en su academia?

Jeremy con un español fluido declara:

“Porque tenemos fondos limitados y todo el curriculum que tenemos se basa en enseñanzas del evangelio de Jesucristo y la doctrina. Así que nos enfocamos en el lado temporal a través del evangelio”.

Aunque la ACE no es una institución oficial de la IJSUD todas sus enseñanzas y todos sus directivos son Santos de los Últimos Días y han sido aprobados por la Presidencia de Área México.

¿Hay soporte financiero para empezar un negocio?

“En la Academia se enseña cómo empezar un negocio con poco capital. No se ofrece dinero para lanzar un negocio, sino las herramientas”.

Ahora estamos recorriendo el plantel; en dos edificios se reparten los salones de clases y las oficinas administrativas, y otros dos los dormitorios y el comedor. También podemos ver tres invernaderos; “parte del plan de estudios hace hincapié en la producción de hortalizas para consumo propio y para comercialización”, nos comenta Eduardo Laureano Clemente,  encargado de invernaderos y cultivos; “se les enseña a tener un huerto en casa y tener una mayor autosuficiencia”. Actualmente en la academia están esperando cosechar lechuga, pepinos, jitomates, rábanos, y col.

Regresamos con Javier Avila, el año pasado ingreso a la Academia, dejo a su esposa, a sus hijas, su trabajo y a su llamamiento durante seis semanas, “trate de dejar todo en orden y desde acá, organizaba cosas de la estaca y de la familia” nos platica.

Al salir de la Academia él comentó:

“Ahora tengo una visión diferente y puedo sentir que verdaderamente habrá un cambio. Ya hay un cambio de mentalidad, tengo una visión diferente en cuanto a cómo hacerlo. Me he dado cuenta de los errores que he estado cometiendo, aun a pesar que tengo la carrera en contaduría pública y tenía cierto conocimiento en los negocios… Sé sin ninguna duda que esto me va a llevar a tener un mejor futuro”.

Han pasado nueve meses desde que Javier salió de la Academia; ahora él nos platica:

“Al salir de la Academia inicie un proyecto de negocio diferente. Es una escuela de inglés. ¡Me dio un respiro!. La situación económica está llegando a un punto de estabilidad, ha estado mejor que hace un año. Estoy viendo muchísimas posibilidades de crecer. Finalmente estoy viendo la luz al final del túnel”.

Muchos santos de los últimos días en todo México al igual que Javier, han cambiado su vida gracias a la academia, volviéndose emprendedores que no tienen miedo a correr riesgos.

Finalizamos nuestra visita en la Academia; estamos entrando a una de sus aulas, allí está Jeremy con más de 40 alumnos de 21 a 50 años que llenan los pupitres del salón; en la parte superior encontramos un cartel que dice ¡No pretextos! con gran ánimo les dice a sus alumnos:

“Hay un viejo dicho en filipinas, si quieres enseñarle a un hombre ser autosuficiente no le compres un pescado, enséñale a pescar… Aquí no sólo te enseñaremos a pescar sino a vender el pescado”…



[1] similar a una Arquidiócesis

[2] reconocimiento por un desempeño poco común, sólo esperado de estudiantes brillantes

 

Nota sobre la Guía de Estilo:Al publicar noticias o reportajes sobre La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, tenga a bien utilizar el nombre completo de la Iglesia la primera vez que la mencione. Para más información sobre el uso del nombre de la Iglesia, visite nuestra Guía de estilo.