Comunicado de Prensa

Mormones no reciben remuneración por servir

La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días funciona en gran medida debido al servicio voluntario no remunerado de sus miembros.  De hecho, este ministerio laico es una de las características que identifica a la Iglesia. En las congregaciones locales o “barrios” alrededor del mundo, los miembros voluntariamente participan en “llamamientos” o cargos que ofrecen oportunidades significativas para servir unos a otros.  Es muy común para los miembros de la Iglesia pasar 5-10 horas por semana sirviendo en sus asignaciones.  Algunos llamamientos, como el de un obispo, la presidenta de la Sociedad de Socorro, o un presidente de estaca pueden requerir de 15-30 horas por semana. 

Los miembros de la Iglesia no aspiran a ninguno de estos llamamientos. A los miembros simplemente se les pregunta si están dispuestos a aceptar asignaciones que provienen de los líderes de la Iglesia.  Estos líderes buscan inspiración a través de la oración para saber a quién llamar. La mayoría de los miembros de la Iglesia, están dispuestos a aceptar estas asignaciones de servir.

Por ejemplo, un miembro puede servir como líder de varias congregaciones que agrupan a cientos   de miembros de la Iglesia por un período de tiempo, y después que concluya su servicio es relevado de este cargo y puede ser llamado para enseñar a los jóvenes de 15 años en la escuela dominical de una congregación local. El servicio, en cualquier capacidad, se considera como un privilegio tanto para los miembros de la congregación como para la comunidad en general.

A continuación se detalla la estructura básica de los llamamientos (cargos) en las congregaciones locales:  

Estacas y Barrios

Las congregaciones locales santos de los últimos días están conformadas por aproximadamente 200-500 miembros cada una son llamadas barrios. Varios barrios que se encuentran en la misma zona geográfica comprenden lo que la Iglesia llama Estacas. Aproximadamente 2,000-5,000 miembros pertenecen a cada estaca.

Presidentes de Estaca

Todas las estacas tienen un presidente, quien junto con sus dos consejeros y otros líderes ayudan a organizar y guiar a la Iglesia en esa área. El presidente de estaca  y sus consejeros son asistidos en su ministerio por presidentes auxiliares y un grupo de 12 hombres llamados el sumo consejo. Estos líderes tienen autoridad para tomar decisiones con respecto a los miembros de su estaca. Un presidente de estaca por lo general sirve por un período de tiempo de nueve años.

Presidenta de la Sociedad de Socorro y otros Presidentes de las organizaciones auxiliares de estaca

Los presidentes de las organizaciones auxiliares y todos aquellos que sirven con ellos integran las organizaciones de la Sociedad de Socorro (mujeres adultas mayores de 18 años), Clases Dominicales, mujeres jóvenes (12-18 años), hombres jóvenes (12-18 años) y los niños. Ellos ayudan a instruir y capacitar a los otros líderes que sirven a nivel de barrio.

Obispos

El presidente de estaca llama a un miembro en cada congregación local para servir como obispo. El obispo por lo general sirve aproximadamente por 5 años y su responsabilidad principal  es cuidar la necesidad física y espiritual de los 200-500 miembros que se reúnen en su congregación.  Los obispos también organizan los servicios dominicales de la Iglesia y extienden llamamientos y oportunidades de servicio a los miembros dentro de sus barrios respectivos. Con la ayuda de sus  dos consejeros y los líderes de otras congregaciones, los obispos invitan a los Santos de los Últimos Días a servir en casi todas las posiciones locales desde quien toca el piano del barrio hasta un maestro de escuela dominical o Presidenta de la Sociedad de Socorro o un líder de campamento.

En la Biblia el Apóstol Pablo enseñó que todos los llamamientos son vitales en la Iglesia de Cristo:

“Pero ahora hay muchos miembros, aunque uno solo es el cuerpo. Ni el ojo puede decir a la mano: No te necesito; ni tampoco la cabeza a los pies: no tengo necesidad de vosotros. Antes bien, los miembros del cuerpo que parecen más débiles, son los más necesarios; para que no haya división en el cuerpo, sino que todos los miembros se preocupen por igual los unos por los otros. (1 Corintios 12:20-22, 25).

Presidenta de la Sociedad de Socorro

Junto con los presidentes de estaca y los obispos, las presidentas de estaca  de Sociedad de Socorro de barrio tienen una responsabilidad considerable en la Iglesia. Al lado de sus dos consejeras, las presidentas de la Sociedad de Socorro dirigen la organización de mujeres de la Iglesia, brindando a los miembros de la Iglesia y de la comunidad ayuda física, emocional y espiritual.  Además, las presidentas de la Sociedad de Socorro son responsables, junto con los obispos de velar por el bienestar de los pobres y necesitados que se encuentran dentro de sus congragaciones y comunidades locales.

Programas de mujeres jóvenes, hombres jóvenes, escuela dominical y niños de la primaria

Las mujeres de la Iglesia sirven en varias capacidades dentro de la Sociedad de Socorro tanto a nivel de estaca así como de barrio, otras mujeres sirven como maestras de escuela dominical y líderes dentro de las organizaciones de las mujeres jóvenes y de la primaria. Las líderes de estas dos organizaciones trabajan con otros en el barrio o estaca para ayudar a promover el desarrollo y el crecimiento espiritual de las familias y miembros individuales de la Iglesia.   

Sacerdocio

Los miembros de la Iglesia poseedores del sacerdocio guían y sirven en los niveles de estaca o de barrio. Los miembros varones dignos empezando a la edad de 12 años pueden poseer lo que es llamado el sacerdocio Aarónico. Los miembros creen que el sacerdocio es la autoridad de Dios para administrar las ordenanzas de la Iglesia como el bautismo y el sacramento del Señor o comunión. Los miembros poseedores del sacerdocio sirven en varios oficios del mismo, los cuales usualmente corresponden a su edad, experiencia o llamados dentro de la Iglesia: diáconos (12-13), maestros (14-15), presbíteros (16-17), elderes (18+) y sumo sacerdote.

Los miembros del sacerdocio en todos sus oficios prestan servicio y tienen un rol importante en el bienestar de las necesidades espirituales de la congregación.  Los poseedores del sacerdocio también sirven como maestros en varias posiciones de liderazgo dentro de las organizaciones de los hombres jóvenes  y dentro de sus respectivos quórums del sacerdocio, o grupos (diáconos, elderes, etc.)

Maestros orientadores y maestras visitantes

Alrededor de cada mes, los maestros orientadores y las maestras visitantes llegan al hogar de los miembros para prestar servicio y activar a otros miembros de la congregación o de la comunidad. Cada miembro adulto en la Iglesia sirve de maestro orientador o maestra visitante para otros miembros. De esta manera cada congregación está involucrada en el cuidado y hermanamiento de otros.  La oportunidad que tienen los miembros de visitar y cuidarse unos a otros ayuda a construir una comunidad unida y amorosa.

Llamamientos de la Iglesia

De acuerdo al manual oficial de instrucciones de la Iglesia, los obispos y presidentes de estaca deben buscar guía espiritual y considerar las circunstancias personales o familiares  al determinar quien podría  servir en un llamamiento particular.

“Cada llamamiento deberá beneficiar a las personas a quienes sirvan, al miembro y  a la familia del miembro” es lo que especifica el manual de la Iglesia. Como santos de los últimos días participan en llamamientos, ellos transmiten la satisfacción que sienten al servir a otros.  Ellos tienen una fuerte creencia en la declaración de Jesucristo. “Porque todo el que quiera salvar su vida , la perderá; y todo el que pierda su vida por causa de mí, éste la salvará.” (Lucas 9:24)

 

Nota sobre la Guía de Estilo:Al publicar noticias o reportajes sobre La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, tenga a bien utilizar el nombre completo de la Iglesia la primera vez que la mencione. Para más información sobre el uso del nombre de la Iglesia, visite nuestra Guía de estilo.