Tema de interés público

¿Cómo se construye un templo mormón?

Recientemente un nuevo templo mormón abrió sus puertas en la Ciudad de Tijuana. Te invitamos a conocer el proceso de construcción de este y los 148 templos alrededor del mundo.

Actualmente, La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días opera 148 templos alrededor del mundo y más de 12 han sido anunciados o están ya en proceso de construcción.

Los templos no son iguales a las capillas mormonas, donde los Santos de los Últimos Días van para los servicios de adoración semanales cada domingo. Los templos están cerrados los domingos, y sólo los mormones que viven los más altos estándares de la fe puede entrar en un templo después de su dedicación.

En este artículo se explica el proceso de la construcción de un templo mormón de principio a fin. Mostrando que la creación de estas estructuras sagradas es muy similar a la construcción de cualquier otro edificio (líderes identifican una necesidad, seleccionan un sitio, los arquitectos le dan diseño y los contratistas construyen), pero también es único en muchos sentidos debido a rol tan importante que funge en la teología de los miembros de la iglesia.

La financiación, identificar una necesidad y selección de un sitio

En primer lugar, es importante señalar que los templos mormones se construyen con fondos de la Iglesia reservados para tal fin y que la Iglesia paga los costos sin una hipoteca u otro financiamiento.

La Iglesia busca proporcionar la oportunidad para que los mormones en todo el mundo tengan acceso a sus templos. Ochenta y cinco por ciento de los miembros viven a menos de 300 km de un templo, y estos se encuentran generalmente en zonas con suficientes miembros (no hay número requerido), o donde existen grandes distancias entre los templos. Los anuncios públicos para nuevos templos se hacen generalmente por el presidente de la Iglesia en una conferencia general.

Por ejemplo, la construcción del templo de Tijuana fue anunciada por el presidente de la iglesia, Thomas S. Monson, durante la conferencia general de octubre del 2010 .

https://www.lds.org/general-conference/2010/10/as-we-meet-together-again?lang=spa#watch=video

Una vez tomada la decisión de construir un templo en un área determinada, la Primera Presidencia , en oración, elige el lugar preciso en donde construir, procedimiento que ha estado en vigor desde comienzos de la Iglesia. Por ejemplo, poco después de entrar en el Valle del Lago Salado en julio de 1847, Brigham Young identificó el bloque de tierra sobre el que se construiría el Templo de Salt Lake. Y más recientemente, después de que la Iglesia anunció en 2008 que construiría un templo en Kansas City, Missouri, el presidente Dieter F. Uchtdorf de la Primera Presidencia (a petición del Presidente de la Iglesia Thomas S. Monson ) pasó varios días visitando muchos sitios posibles en el área. El presidente Uchtdorf volvió a Salt Lake City y recomendó al presidente Monson el lugar donde el templo fue finalmente construido.

Una vez seleccionado el sitio del templo, la Iglesia determina el tamaño del edificio (en función del número de miembros en la zona), un equipo de arquitectos de la Iglesia crea diseños de interiores y exteriores.

Si bien el objetivo de cada uno de los templos de la Iglesia es el mismo, muchos aspectos de la apariencia interior y exterior de cada estructura es única.

Un aspecto fundamental del proceso de planificación es "diseño sostenible", un concepto que busca reducir costos operativos a largo plazo de un templo; los sistemas ambientales, la energía y los sistemas mecánicos para hacer que los materiales interiores tengan longevidad y hagan reducir los costos a largo plazo.

En la selección de los materiales de construcción se busca lo mejor. La referencia de esto se encuentra en la descripción del Templo de Salomón en 1 Reyes 7 en la Biblia. "Utilizaron los mejores materiales y los mejores obreros para construir el templo”. Y ese es el modelo que se sigue. No con el propósito de hacerlo ostentoso, esto representa un tributo a Dios.

La inspiración es lo más importante para el diseño del templo, de modo que las reuniones de diseño, comienzan con una oración. Este proceso puede durar hasta dos años y la Primera Presidencia participa y da la aprobación final.

Fase de construcción

La iglesia construye sus templos con los más altos estándares de calidad; estos se deben principalmente a dos razones, primero, los Santos de los Últimos Días creen que sus templos son los lugares más sagrados en la tierra; y segundo, la Iglesia construye estos templos para que duren cientos de años.

La Iglesia envía representantes en todo el mundo para buscar a los mejores contratistas, de los que utiliza más de una docena. Se asegura de que las empresas constructoras son financieramente estables y capaces de cumplir con las normas de la Iglesia (incluyendo prohibiciones de fumar, beber y música a todo volumen en la obra, a pesar de que los trabajadores de la construcción no tienen que ser Santos de los Últimos Días). La Iglesia invita entonces a esas empresas seleccionadas para el proceso de licitación. Una vez que se elige una empresa, la construcción toma de 24 a 48 meses, dependiendo de la ubicación.

Casa Abierta, Ceremonia de Piedra Angular y Dedicación

Como se mencionó al principio, sólo a los miembros de la iglesia que viven los más altos estándares de fe se les permite entrar a un templo dedicado. Por lo tanto, una vez que se termine la construcción, y antes de que este sea dedicado (consagrado para funciones religiosas de adoración), la Iglesia abre las puertas del templo al público durante varias semanas para visitas guiadas gratuitas.

Estas jornadas de puertas abiertas son una oportunidad única para cualquier persona en la comunidad. Esta experiencia permite aprender acerca de las creencias de los mormones.

Una semana o dos después de concluida la casa abierta, un líder de la Iglesia (por lo general un miembro de la Primera Presidencia) dedica formalmente el templo. Un aspecto de los eventos de dedicación es la ceremonia de la piedra angular, donde los líderes de la Iglesia y otros colocan mortero para simbolizar la terminación del templo. Luego el presidente de la iglesia o la persona que él asigna dice la oración dedicatoria para consagrar el templo que sería utilizado para esos fines sagrados.

Una hermosa adición a la comunidad

Los líderes, periodistas y miembros de cada comunidad pueden referirse a estos edificios como "nuestro templo", demostrando que la estructura bellamente construida de un templo y sus jardines son una fuente de orgullo para los ciudadanos locales.

La experiencia mundial demuestra que los templos mormones tienen impacto positivo en la identidad ya que un templo, normalmente, es referencia por ser una de las estructuras más  hermosas de una ciudad.

El Templo de Tijuana no es la excepción, durante los recorridos de la casa abierta, esto fue lo que compartieron:

Nota sobre la Guía de Estilo:Al publicar noticias o reportajes sobre La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, tenga a bien utilizar el nombre completo de la Iglesia la primera vez que la mencione. Para más información sobre el uso del nombre de la Iglesia, visite nuestra Guía de estilo.