Nota de prensa

El primer Templo en Portugal abre sus puertas 

El Templo de Lisboa iniciará la casa abierta el próximo 17 de agosto y será dedicado el 15 de septiembre

 

El Templo de Lisboa, Portugal, de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días está concluido y listo para iniciar la jornada de puertas abiertas que permitirá al público en general conocer el interior del recinto y recibir información sobre las ordenanzas que en él se realizan.  

La casa abierta, que es gratuita, iniciará el sábado 17 de agosto y se extenderá hasta el sábado 31, excepto los domingos 18 y 25 de agosto, en un horario de 9:00 a.m. a 10:00 p.m. El público puede solicitar el acceso a través de churchofjesuschrist.org/temples/open-houses.

Los colores en todo el templo son oro, azul, ocre y lavanda. En el diseño interior destacan azulejos portugueses adornados con estrellas que reflejan la herencia árabe de la región. El exterior del templo está cubierto con piedra caliza Moleanos portuguesa, extraída cerca de Lisboa y fabricada por la compañía portuguesa Solancis. El templo refleja la arquitectura de los últimos períodos Art Déco y Moderna.

El azulejo tipo piedra, en cremas y marrones cálidos y claros, es de España, Italia y Turquía. Los techos en todo el templo cuentan con iluminación de cala o colgante. Los candelabros de cristal en las salas celestiales y de sellado (matrimonios) son de Swarovski Lighting de Nueva York y los accesorios fueron proporcionados por Crenshaw Lighting en los Estados Unidos.

Los vidrios en su interior y exterior tiene patrones grabados y tallados bajo la técnica pan de oro para resaltar los diseños. También se basan en patrones de mosaicos nativos de Portugal.

El edificio tiene 14.9 metros de alto e incluye una aguja de oro, zona que se eleva a 40 metros con la estatua del ángel Moroni en la parte superior.

El Templo de Lisboa se encuentra en la parte noreste de la ciudad, en el Parque das Nações, en la Avenida Dom João II, Lote 4.72.00 Parque de las Naciones, 1990-364 Moscavide.

La Iglesia se estableció por primera vez en Portugal a mediados de la década de 1950 por miembros de las fuerzas armadas estadounidenses que estaban estacionadas en varias bases militares en el país. El primer ciudadano portugués que se convirtió en miembro de la Iglesia fue bautizado en 1967.

El Gobierno de Portugal reconoció oficialmente a la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días el 27 de octubre de 1974.

El presidente Thomas S. Monson, entonces apóstol de la Iglesia, dedicó el país a la predicación del evangelio y pronto se asignaron misioneros. Para julio de 1978, la Iglesia tenía mil miembros; la Estaca Lisboa Portugal (similar a una diócesis) se creó en julio de 1981.

Este templo será un nuevo hito en la historia de la Iglesia en Portugal donde brindará servicio a más de 45 mil Santos de los Últimos Días que viven en el país, incluidos los archipiélagos de Madeira y las Azores y en los países vecinos.

El Presidente Monson anunció la construcción del Templo de Lisboa en la Conferencia General de octubre de 2010.

Después de la jornada de puertas abiertas, el templo se dedicará en tres sesiones el domingo 15 de septiembre de 2019, un día antes se llevará a cabo un devocional juvenil. El Templo de Lisboa es el 166º templo operativo de la Iglesia que cuenta con 209 recintos en todo el mundo en funcionamiento, construcción o anunciados.

Los templos de la Iglesia difieren de los centros de reuniones o capillas donde los miembros se reúnen para los servicios de adoración dominical. Los templos se consideran casas del Señor donde las enseñanzas de Jesucristo se reafirman mediante el bautismo y otras ordenanzas que unen a las familias por la eternidad, como los matrimonios o los bautismos vicarios. En el templo, los miembros de la Iglesia aprenden más sobre el propósito de la vida y hacen convenios para seguir a Jesucristo y servir a sus semejantes.

Nota sobre la Guía de Estilo:Al publicar noticias o reportajes sobre La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, tenga a bien utilizar el nombre completo de la Iglesia la primera vez que la mencione. Para más información sobre el uso del nombre de la Iglesia, visite nuestra Guía de estilo.