La Sala de Prensa
Blog

Familias diferentes, resultados diferentes

Segunda parte de "Familia y Sociedad".

Actualmente la aceptación por adoptar modelos familiares diferentes al tradicional es creciente y casi generalizada. Los medios de comunicación han tomado un papel importante en esta transformación social. Es común y normal observar en películas de clasificación abierta a todo público, incluso aquellas dirigidas al público infantil, familias conformadas por uno de los padres biológicos solos con sus hijos; letras de cantantes populares que hacen referencia a la cohabitación; series de televisión que plantean de manera divertida el divorcio; o suplementos en revistas que  tratan con ligereza el tema de segundas nupcias con hijos, sólo por mencionar algunos ejemplos.

Por su parte en internet, cualquier persona de cualquier parte del mundo tiene acceso a cualquier idea sin importar de dónde venga. En este contexto, la idea que domina es que los distintos tipos de familia son equivalentes y tienen un valor semejante para los adultos y niños, no porque alguien lo promueva en especial, sino porque ese es el resultado de la democratización de opiniones en este medio.

De tal modo, se absorben ideas sin filtros de criterios profundos o con sustento, simplemente se adhieren a nuestra cultura y las aceptamos, convirtiéndolas, incluso, en prototipos aspiracionales. Pero poco se habla de las consecuencias que esto trae para los individuos y por ende para las sociedades.

Un trabajo realizado por el doctor en sociología e investigador de la UNAM, Fernando Pliego Crrasco, en 13 países democráticos en los que se analizaron11 indicadores sociales para conocer la relación de la estructura familiar y el bienestar de la población, mostró que hay mayor bienestar social con la familia tradicional.

Los países democráticos estudiados fueron Australia, Brasil, Canadá, Chile, Colombia, España, Estados Unidos de América, Holanda, Japón, México, Noruega, Perú y Reino Unido.  Esta investigación se basó en censos de población y encuestas nacionales representativas, así como en los índices de bienestar social y los indicadores de educación, seguridad física, funcionamiento de la pareja, salud sexual y reproductiva, ingresos y trabajo, así como vivienda entre otros a partir de 1995.

Sin dejar de reconocer los problemas y limitaciones que suelen ocurrir en familias encabezadas por matrimonios con hijos comunes, la evidencia arrojada en el estudio compendiado en el libro “Familias y bienestar en sociedades democráticas, el debate cultural del siglo XXI”; que analizó 351 publicaciones de 13 países, mostró que hay menos violencia contra mujeres y niños; los indicadores de salud física son mejores; los problemas de salud mental disminuyen; los ingresos son mayores y el empleo es más frecuente; hay mejores condiciones de vivienda; hay más cooperación en las relaciones de pareja; los vínculos entre padres e hijos son más positivos; disminuye el consumo de drogas, alcohol y tabaco; la conducta social de los hijos es más cooperativa; hay menos índices de delincuencia y el desempeño escolar es mejor.

Entre otros datos arrojados en por este estudio destacaron los siguientes:

      Todos los países donde se analizó violencia y estructuras de familias, se encontró de manera sistemática que hay mayor riesgo de violencia cuando los adultos viven en unión libre.

      En el caso de México:

 o   El estudio elaborado por el Instituto Nacional de las Mujeres a través de la UNAM en más de 83 mil casos, revela que en todo tipo de parejas hay violencia contra la mujer, pero en las mujeres casadas civil o religiosamente había violencia física en 7.9% de los casos en el último año analizado (2006), aquellas casadas sólo por lo religioso fue de 9.8%, sólo por lo civil de 11.2%; y las que cohabitaban en unión libre los niveles de violencia llegaron a 14.5%..

 o   Respecto al abuso físico y sexual contra mujeres adolescentes, el Instituto Nacional de las Mujeres, en coordinación con el Instituto Nacional de Psiquiatría, mostró que las adolescentes que viven en familias encabezadas por madres solteras, tienen una posibilidad de 38% mayor de sufrir abuso físico severo; aquellas que viven con su mamá y padrastro tienen un 66% mayor de sufrir abuso físico severo; y las que viven en familias encabezadas por madres solas tienen una posibilidad de 134% superior de sufrir abuso sexual, esto en comparación con aquellas que viven con ambos padres.

 o   La Universidad Iberoamericana y el CIDE realizaron la “Encuesta Nacional sobre Niveles de Vida de los Hogares” que estudió entre otros aspectos la deserción escolar de adolescentes y su relación con estructuras familiares, en la que se muestra que de los jóvenes que vivían con su mamá y su papá biológicos, había un 9% de deserción en la secundaria, pero cuando vivían con su mamá divorciada o separada subía hasta el 17%.

      En países altamente desarrollados, como Australia, un estudio sobre homicidios señala que en las uniones libres ocurrieron nueve veces más homicidios contra mujeres cometidos por su pareja que los que ocurrieron en parejas casadas. En el caso de homicidios contra hombres cometidos por su pareja, los registros ministeriales mostraron que fue 18 veces más entre quienes cohabitaban en unión libre que entre quienes estaban casados civil y/o por alguna religión.

      En 2005 en EU hubo 130 mil casos verificados de abuso sexual contra niños, de los cuales el 1% pertenecía a familias con padre y madre biológicos casados, al observar a aquellos que vivían con padrastro o madrastra casados con el biológico, la cifra aumentaba 8.4 veces; la de las familias de padres biológicos en cohabitación libre, aumentaba en 4.6 %; los de familias con padres biológicos viviendo en cohabitación libre con otra persona crecía en un 19.7% y los de familias de padre o madre solos era de 4.7% mayor.

      En Noruega, uno de los cinco países con mejor calidad de vida en el mundo, se hizo un seguimiento de todos los niños que nacieron en 1982, se encontró que cuando vivían con papá y mamá, el 9% había cometido delitos (robos en casa, peleas callejeras, allanamientos de moradas y venta de drogas); pero si vivían en hogares con padres separados, divorciados o solos, la cifra aumentaba hasta un 21%.

La tendencia es clara y uniforme tanto en países de primer mundo como en aquellos en vías de desarrollo. El 84.9% de los registros señala que las personas casadas y los niños que viven con sus dos padres biológicos tienen un bienestar mayor al significativo en todos los indicadores considerados, sin distinguir entre unos países y otros.

Ya hablamos en “ Familia y Sociedad ” de la creciente transformación de las familias en el mundo y la tendencia es clara al reconocer estos cambios acelerados y exponenciar los riesgos de los que ya se habló con las estadísticas anteriores. Es evidente que en los temas de familia y matrimonio está la raíz de los grandes dilemas sociales. Hoy nos enfrentamos a una realidad social que a mediano y corto plazo cobrará un alto costo en las sociedades de no atender seriamente las problemáticas al seno del hogar.

Recursos adicionales

Examinar el Blog

Acerca de

Lea el blog de la Sala de Prensa Mormona de la Iglesia de Jesuscristo de los Santos de los Últimos Días y mantenganse al tanto de los asuntos públicos relacionados con la Iglesia.

Nota sobre la Guía de Estilo:Al publicar noticias o reportajes sobre La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, tenga a bien utilizar el nombre completo de la Iglesia la primera vez que la mencione. Para más información sobre el uso del nombre de la Iglesia, visite nuestra Guía de estilo.