Nota de prensa

Élder Cook se reúne con el presidente de Filipinas; ofrece el apoyo de la Iglesia para ayudar a daminificados por el volcán Taal

En nombre de la Iglesia, el Élder Quentin L. Cook entrega al gobierno de Filipinas una donación de 20 mil dólares y anuncia un fondo de 100 mil dólares para proveer de alimentos y más máscaras faciales a los damnificados

 

El Élder Quentin L. Cook, miembro del Cuórum de los Doce Apóstoles de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, se reunió este miércoles 15 de enero con el presidente de Filipinas, Rodrigo Roa Duterte, a quien ofreció el apoyo de la Iglesia para prestar auxilio a los damnificados por la erupción del volcán Taal, ocurrida el pasado domingo. 

“La visita fue excepcional. Fue cálido y amable”, dijo el Élder Cook, quien acudió a la reunión en la Casa Club de Malago, en el Palacio de Malacañan, acompañado por el Élder Evan A. Schmutz, presidente del Área de la Iglesia en Filipinas; el Élder Aretemio C. Maligon, de los Setenta; y Edwin B. Bellen, subsecretario de Legislación del Senado de Filipinas y miembro de la Iglesia de Jesucristo.

El Apóstol habló con el presidente filipino sobre cómo la Iglesia presta ayuda a los daminificados del volcán Taal, ubicado a 50 kilómetros de la capital Manila, abriendo las capillas para convertirlas en refugios. 

"Nuestra gente siempre apoya y sostiene y ora por aquellos que son líderes de las naciones, y queríamos que (el presidente de Filipinas) supiera que nuestra gente está trabajando para prestar auxilio", dijo el Apóstol cuya visita al país asiático coincidió con la erupción del volcán. 

"Destacamos que cinco de nuestras capillas están siendo utilizandas para quienes han sido evacuados, que huyen de los efectos del volcán", dijo el élder Cook.

Como parte del apoyo por la erupción del volcán Taal, el Élder Cook entregó a Rolando Bautista, secretario del Departamento de Bienestar Social y Desarrollo de Filipinas, la donación de 20 mil dólares en nombre de la Iglesia. También se anunció un fondo de proyecto humanitario de 100 mil dólares que proporcionarán 5 mil 200 kits de alimentos, 3 mil kits de higiene, mil kits para dormir así como máscaras faciales para proteger a las personas de las cenizas volcánicas.

El presidente Duterte era el alcalde de Davao, en el sur de Filipinas, cuando el tifón más fuerte registrado en ese momento golpeó a Tacloban en 2013. La tormenta mató a miles y destruyó propiedades, catástrofe donde líderes y miembros de la Iglesia activaron los protocolos de ayuda, que incluyó la construcción de casas temporales, acción que el mandatario recordó durante la reunión con el Élder Cook. 

"(El presidente Duterte) expresó su gratitud al observar a los miembros de nuestra Iglesia intensificar su apoyo en tiempos de calamidad o desastres naturales", dijo el élder Cook. "Tenía una familiaridad preexistente con la Iglesia, y fue muy positivo".

Durante la reunión el Apóstol y el presidente de Filipinas también hablaron sobre los programas de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, como los Servicios de Autosuficiencia y el Programa de Recuperación de Adicciones.

"Pudimos hablar con él sobre nuestro bicentenario del Profeta José Smith [recibiendo la Primera Visión], e hicimos referencia a los católicos que celebraban 500 años de cristianismo en Filipinas", dijo el Élder Cook. 

En Filipinas hay más de 800 mil miembros de la Iglesia en más de mil 200 congregaciones. Los misioneros prestan servicio en 23 misiones en el país.

El presidente Duterte es el decimosexto presidente de Filipinas y ha ocupado el cargo desde junio de 2016. Es notablemente popular entre los filipinos, con un índice de aprobación superior al 80%.

El Élder Cook le presentó al presidente Duterte una copia personalizada en cuero del Libro de Mormón. “Realmente le gustó. Le gustó el hecho de que su nombre estaba grabado. Él dijo: 'No lo leeré ahora, pero te prometo que lo leeré antes de terminar [mi mandato en el cargo]'.

"Creo que veremos una relación más estrecha no solo con él, sino con aquellos que lo rodean", dijo el Élder Cook.

El Apóstol y su esposa Mary llegaron a Filipinas el sábado 11 de enero y pasaron los últimos cinco días ministrando a miembros y líderes de la Iglesia, incluidos aquellos directamente afectados por el volcán Taal. El Élder Cook también asistió a un almuerzo interreligioso y se reunió con otros funcionarios y medios de comunicación.

Contenido relacionado:

Santos de los Últimos Días brindan apoyo a damnificados por sismos en Puerto Rico

Así es como la Iglesia de Jesucristo utiliza los diezmos y otras donaciones

Nota sobre la Guía de Estilo:Al publicar noticias o reportajes sobre La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, tenga a bien utilizar el nombre completo de la Iglesia la primera vez que la mencione. Para más información sobre el uso del nombre de la Iglesia, visite nuestra Guía de estilo.