Nota de prensa

Misioneros reciben los consejos de las líderes de Sociedad de Socorro, Primaria y Mujeres Jóvenes 

Las líderes globales de la Sociedad de Socorro, Mujeres Jóvenes y la Primaria se reúnen con jóvenes que prestan servicio en la Misión Ciudad Juárez

     

Compartir su testimonio, estudiar las escrituras en compañerismo y ser obedientes con exactitud fueron parte de los consejos que las líderes globales de la Sociedad de Socorro, Mujeres Jóvenes y la Primaria de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días dieron a las misioneras y misioneros que prestan servicio en la Misión Ciudad Juárez, en Chihuahua. 

El pasado 12 de diciembre, la Hermana Jean B. Bingham, presidenta de la Sociedad de Socorro; la Hermana Joy D. Jones, presidenta de la Primaria; y la Hermana Becky Craven, segunda Consejera de Mujeres Jóvenes; se reunieron con 76 misioneros y 25 misioneras que integran la Misión Ciudad Juárez, previo a las capacitaciones especiales que ofrecieron en Chihuahua y la Ciudad de México. 

En la reunión, realizada en el edificio de la Estaca la Cuesta, participó el Presidente del Área México, Élder Arnulfo Valenzuela; el Presidente de Misión Ciudad Juárez-México, Robert Henke; y el Setenta de Área, Élder Ulises Chávez. 

La presidenta de la Sociedad de Socorro, Hermana Jean B. Bingham, dijo a las misioneras y misioneros que era necesario que reconocieran sus talentos y habilidades para utilizarlos apropiadamente durante la misión.

Recalcó que las acciones que les fortalecen para tener éxito en la misión son la oración, el ayuno, el estudio de las Escrituras, el compañerismo y todo lo que permite recibir y retener el Espíritu Santo para aprender a ser más como Cristo.

"Debemos estar permanentemente calificados para ir al Templo", dijo. "Podemos reforzar nuestro aprendizaje cuando estudiamos en compañerismo y dedicamos tiempo a prepararnos espiritualmente para lograr ser maravillosos maestros del Evangelio enseñando a la manera del Señor".

La Hermana Bingham les invitó a que dieran servicio constante, que expresaran aprecio genuino y compartieran su testimonio; les aseguró que sus fortalezas les ayudarían a vencer los desafíos que enfrentaran y finalmente serian absolutamente bendecidos.

    

La Hermana Joy D. Jones, Presidenta de la Primaria, habló a las misioneras y misioneros sobre la importancia de buscar revelación constante.

"Es importante buscar revelación personal por medio del estudio sincero de las Escrituras, con ella podremos obtener tesoros y grandes regalos que vienen a través del Espíritu", dijo. 

Pidió a los jóvenes entender las necesidades de aquellos a quienes están prestando servicio. "Conociendo estas necesidades, las Escrituras nos darán la respuesta a ellas y podremos ayudarles", dijo. 

La Hermana Jones explicó a las misioneras y misioneros que así como existen herramientas para diferentes labores cotidianas, como unas pinzas, seguetas o martillos, en la Misión existe el kit de herramientas misionales que incluyen: el poder del testimonio personal sobre el Libro de Mormón y del Evangelio; y la constante compañía del Espíritu.

"Utilícenlas apropiadamente", dijo. "Siendo obedientes testigos de Jesucristo, seremos cubiertos con poder y podremos encontrar a aquellos que ahora buscan humildemente la verdad; compártanles su amor y su mensaje en formas maravillosas y déjense llevar mientras el Espíritu los guía, siendo verdaderos testigos de Jesucristo". 

La Hermana Becky Craven, segunda Consejera de Mujeres Jóvenes, dijo a las misioneras y misioneros que el Presidente de la Iglesia, Russell M. Nelson, y los miembros del Cuórum de los Doce Apóstoles oran por cada uno de ellos y que esperaba que ellos sintieran esas oraciones.

Como misioneros, dijo, debemos "querer hacer", no "tener que hacer" labores durante el servicio misional.

"Hacer lo que amo es distinto a hacer lo que debo", dijo al explicar que existen muchas labores a realizar a las cuales se les puede dar un "like" como ejercitarse, escribir su diario o asistir a bautismos; o bien dar "dislike" a planear o lavar la ropa. 

"A algunas les hemos dado un ‘like’ pero a otras no y sin embargo las hacemos", dijo. 

En la Lección 10 del Manual Predicad mi Evangelio, dijo, se nos enseña acerca de la obediencia exacta que permite obrar milagros. "A través de esa obediencia exacta, el día pasa mejor, se pueden ver esos milagros y podemos llegar a ser misioneros extraordinarios, en eso consiste la fórmula de éxito de un misionero".

En su discurso, la Hermana Craven compartió la experiencia que vivió su familia cuando conocieron la Iglesia, especialmente su papá quien en ese momento era comandante en el Ejército de los Estados Unidos, en un lugar un poco al norte de El Paso, Texas, donde unos misioneros contactaron a su familia. 

"Mi padre siempre ha sido muy estricto, de carácter recio, él nunca hubiera escuchado a los misioneros si ellos no hubiesen sido obedientemente exactos en su mensaje y en cumplir sus responsabilidades como misioneros. Mi padre aceptó el Evangelio y aquí estamos", narró. 

La Hermana Craven dijo que cada misionero debe entender la importancia de lo que está haciendo en la misión.

Dejaron sus hogares, dijo, su familia, su escuela, sus amigos, y todo lo que tenían en el por venir. "Luego entonces, deben esforzarse por hacer lo mejor de lo mejor en su misión", dijo. 

Contenido relacionado:

Presidencias de Sociedad de Socorro, Mujeres Jóvenes y Primaria capacitan en México

Sociedad de Socorro debe trabajar en unidad.- Hermana Jean B. Bingham

¿Cómo ayudar a nuestras Mujeres Jóvenes a ser líderes y exitosas?, la Hermana Craven da la respuesta 

Nota sobre la Guía de Estilo:Al publicar noticias o reportajes sobre La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, tenga a bien utilizar el nombre completo de la Iglesia la primera vez que la mencione. Para más información sobre el uso del nombre de la Iglesia, visite nuestra Guía de estilo.