Comunicado de Prensa

Profesionales de la salud destacan la sensatez  del código de salud de los mormones

Desde  que se les presentó el código de salud de la Iglesia — un conjunto de pautas alimenticias y de estilo de vida —a los miembros de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos en 1833,  ha sido adoptado por muchos  profesionales de la salud, quienes aseguran  que el código añade años de  vida a las  personas que lo siguen.

"El código de salud... del siglo XIX, refleja fielmente las recomendaciones que se hacen ahora en el mundo científico en términos de mejoramiento y mantenimiento de una salud de calidad", dice Ted Adams,  director de programas en el Instituto de Aptitud Física del Hospital LDS, en Salt Lake City, Utah.

El código ofrece "lo último en asesoramiento médico" que beneficia a los que lo siguen, dice Brent James, Vicepresidente de investigación médica y director ejecutivo del Intermountain Health Care Institute for Health Care Delivery Research.

"Existe el irrefutable consenso de que esos principios  harían más para mejorar la salud que cualquier otra cosa que pudiera haber", afirma Brent James. "La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días supo eso, mucho antes de que la ciencia médica se diera cuenta de ello”; por ejemplo: A las pautas de salud mediante las cuales rigen su vida millones de miembros de la Iglesia;  se les acredita el hecho de que ellos vivan más tiempo; más de diez años de lo normal en los Estados Unidos.

En 1833 José Smith recibió como una revelación de Dios  el plan de salud (La Palabra de Sabiduría), que presentó específicamente a los primeros miembros de la Iglesia. Hoy, los Santos de los Últimos Días se refieren a esas pautas de salud como "La Palabra de Sabiduría", porque al principio de la introducción de la revelación, José Smith escribió "Una palabra de sabiduría para el beneficio del consejo..., y  la Iglesia, y también los santos de Sión.

Entre sus prescripciones estánlas siguientes: “no tomar vino o bebidas fuertes” (alcohólicas),…”y además, el tabaco  no es para el cuerpo ni para el vientre, y no es bueno para el hombre, sino que es una hierba,…que   se ha de usar con juicio y destreza”;  y no beber "bebidas calientes", referidas  específicamente al té negro  y al café. "Cada hierba en su sazón", junto con frutas y grano, se recomiendan para “usarse con prudencia y acción de gracias”. La carne se debe usar limitadamente, "con moderación" (DyC 89).

La Pirámide de Guía Alimenticia elaborada por el Departamento de Agricultura de los Estados Unidos, refleja las pautas dietéticas que se presentaron en la Palabra de Sabiduría en el siglo XIX. Al abogar por los granos, las frutas y las verduras, se evidencia  la similitud que hay con el anterior  pasaje de las Escrituras de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días.

"Las recomendaciones de la ciencia son casi idénticas a lo que el Señor reveló en 1833", dice Merrill Christensen, profesor del Departamento de Alimentación, Ciencia y Nutrición de la Universidad Brigham Young en Provo, Utah.            Refiriéndose a un estudio reciente, Christensen dice que la mayor parte de la investigación apoya  la revelación dada a José Smith.  El estudio realizado por la Universidad de California (UCLA), Los Ángeles, durante 14 años; concluyó que las personas que se adhieren al código de salud de los Santos de los Últimos Días experimentan considerables beneficios corporales.

Un estudio de la UCLA, terminado en 1997, siguió la trayectoria de la tasa de mortalidad y las prácticas de salud de 10,000  miembros de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días en California; obteniendo los siguientes descubrimientos específicos:

·      Los miembros de la Iglesia que se adherían al código del Señor tenían una de las tasas de mortalidad más bajas en lo que respecta al cáncer y las enfermedades cardiovasculares en los Estados Unidos;  casi la mitad de la población en general.

·      El estudio también indica que los miembros de la Iglesia que obedecen el código tienen una expectativa de vida de ocho a once años más que la población en general.

¿La razón?

John Ward,  médico del Instituto Huntsman del Cáncer en Salt Lake City, Utah, dice que el código es eficaz, porque requiere disciplinas de alimentación que estén en armonía con los consejos médicos. "Es la recomendación más reciente que haya hecho la comunidad médica. Si se considera el consejo del Instituto Nacional del Cáncer, incluirá cosas tales como comer frutas y verduras, así como evitar el uso del alcohol y del  tabaco", afirma Ward.

Los líderes pasados y presentes de la Iglesia se refieren a la Palabra de Sabiduría como una ley que ofrece bendiciones a los que son obedientes. "Creo que el Señor espera que practiquemos la Palabra de Sabiduría", dijo el decimoquinto  presidente de la Iglesia, Gordon B. Hinckley en agosto de 1998; "Él nos dio una gran ley para la salud, no para ponernos grilletes, sino para bendecir nuestra vida. ¡Cuán admirable y maravilloso!

Los Santos de los Últimos Días creen que los beneficios de la obediencia a la Palabra de Sabiduría van más allá de la salud física y de la longevidad. La revelación no sólo promete a los que la obedezcan que “correrán sin fatigarse, y andarán sin desmayar", sino que también promete "que hallarán sabiduría y grandes tesoros de conocimiento" (DyC 89).

Nota sobre la Guía de Estilo:Al publicar noticias o reportajes sobre La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, tenga a bien utilizar el nombre completo de la Iglesia la primera vez que la mencione. Para más información sobre el uso del nombre de la Iglesia, visite nuestra Guía de estilo.